Escribe para buscar

En Venezuela: ¿Emigrar está de moda?

Mundo

En Venezuela: ¿Emigrar está de moda?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay calificaciones)
Loading...
Compartir

MUNDO. Caracas, Venezuela

¡Emigrar de Venezuela está de moda! Inseguridad, impunidad, falta de empleo, alto costo de la vida,  desabastecimiento,  escasez de productos básicos y medicamentos, han sido el detonante para el  éxodo masivo de talentos venezolanos, pero, realmente ¿se van por necesidad o por moda?

La colorida imagen del  piso del aeropuerto Internacional de Maiquetía, obra de Carlos Cruz Diez ha desbordado las redes sociales con selfies de despedida, mensajes de esperanza, incertidumbre y nostalgia.

Profesionales que lo dejan todo para ir a probar suerte, aunque sea como “mesoneros”. Madres que se separan temporalmente de sus hijos para irse a cuidar otros. Hombres de familia que se van con la misión de allanar el terreno y hallar un nuevo hogar, son historias que a diario se ven pasar por el lugar.

En los sectores más pobres del país también se vive el fenómeno migratorio, sin la tan de moda selfie en el mural cinético. El hambre y la inflación voraz que se come los salarios obligan a los más empobrecidos a salir como sea. Desesperados por buscar comida, deciden en tres días irse, y se van con el dinero del pasaje nada más.

Emigrar en Venezuela es una conversación común; la idea partir para cualquier lugar de América del Sur, de América del Norte y hasta de Europa, no hay tiempo de pensar, de planificar, de esperar o de ahorrar, la presión es salir como sea y ya.

Sin embargo, lo preocupante de las tertulias es oír el “contar” en su mayoría las mil maravillas de cómo les ha ido a fulanito o a menganito que tienen 6 meses o un año que se fueron para cualquier destino.

¿Realmente el venezolano está emigrando por desespero o planifica su salida?, así como ¿la decisión se está tomando por moda o porque está convencido de lo que desea.

Un tema complejo, que ha inspirado al mismísimo presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, quien afirmó  que los venezolanos que han emigrado en los últimos años lo hicieron por “moda” y porque “parecía que daba estatus” a las familias tener integrantes en el extranjero.

“Cogieron una moda terrible (…) parecía que daba estatus (decir) ‘yo tengo un hijo que se fue para Perú, mi hermano se fue para Colombia’, (emigrar) se convirtió en una moda”, vociferó el líder del PSUV.

EL Status Quo y el sifrinismo venezolano

El Status Quo, que viene siendo un término latino que significa  “El estado de cosas en que”, es un concepto que quiere expresar búsqueda de estatus o de nivel. Éste enfoque mental ha existido en Venezuela desde la época de la colonia.

Los venezolanos aplican éste modo en su perpetua  búsqueda en mantener o aspirar a un nivel social igual o superior al que tenía en un determinado momento.

En el caso de la clase media, el objetivo es mantener el nivel profesional a toda costa y nunca ejercer trabajos por debajo de sus estudios. 

Tal “actitud”  se ha convertido en una  especie de complejo de inferioridad, que hace al criollo ser exhibicionistas, de buscar nivel social, de tener por sobretodo, cosas para aparentar (celulares, ropa de marca, casa o apartamentos, camionetas, joyas, viajes, mujeres incluso), para decirle a los demás lo bien que les va.

Esto lo vemos en las redes sociales como Instagram o Facebook, donde se usa ese exhibicionismo fotográfico para mostrar las “maravillosas vidas” (carro nuevo, novia o novio nuevo, viajes que hacemos al exterior, etc).

Cabe la gran pregunta; ¿Es en realidad así?

LOS PAÍSES DE MODA

No es un secreto que muchos Venezolanos escogieron el destino por la moda migratoria del momento.

Los más arriesgados agarraron a USA o España por ser los destinos de siempre, otros se fueron  sin importar si había mejores destinos por sus condiciones personales.

Una vez que llegó la crisis económica del 2008 y estos destinos restringieron las entradas, en especial los Europeos por su elevado desempleo, las miras cambiaron sin un razonamiento adecuado.

Luego llegó el boom de Canadá y Australia, con los famosos procesos por puntos y donde obtener la residencia llevaba cerca de dos años de papeleo, con el costo añadido de necesitar en muchos casos gestores especializados, pero por la falta de planificación y la necesidad de salir hoy y no mañana estos destinos han bajado su demanda.

Posteriormente la moda fue ir a Panamá, decían que por la cercanía y la facilidad para montar un negocio, que era un lugar en crecimiento y bien urbanizado.

Sin embargo, la entrada de tanto capital extranjero y  las malas costumbres soberanas llevadas en las maletas, hizo que las autoridades Panameñas temiesen una destrucción de su economía, creando restricciones en los trámites.

¿Por qué tantos y tantos se fueron a Chile? Si hacemos una encuesta nos encontraríamos con que este país fue para algunos una decisión meditada y calculada pero, para otros, fue un simple azar.

Al parecer Chile se puso de moda entre los jóvenes; todos hablan de ese país en las redes sociales, dicen que allí se consigue visa y trabajo sin tanta dificultad como en otras partes.

TE PUEDE INTERESAR:

JUAN GUAIDÓ; Líder Político del año 2019 por ONE YOUNG WORLD

Casi ninguno habla del clima, de la comida, de su costa o sus montañas; pocos advierten del alto costo de la vida, que un recibo mensual de luz puede superar los 50 dólares o que un traslado ida y vuelta en metro equivale a dos dólares.

En muchas ocasiones los emigrantes  escogieron los destinos porque son bonitos, porque se iba de vacaciones a ese sitio en el pasado, porque se está yendo mucha gente para allá, tengo que correr de aquí, me agobia el gobierno, la delincuencia me está asfixiando, he leído que en YXYX destino la cosa es fácil, etc.

Se cree erróneamente que por tener pasaporte vigente, 1.000 dólares y un título universitario es suficiente para que se abran las puertas de par en par y les pongan alfombra roja en la ciudad a donde piensas ir y la realidad es otra.

Muchas personas que han tomado el camino más complicado solo porque querían a toda costa un destino popular en el momento que decidieron emigrar.

¿Cuánto durará la moda de Ecuador, Argentina o Colombia?, Pues ya algunos paises de moda endurecen los procesos.

Desde el 15 de junio de 2019 será un requisito para los migrantes de Venezuela contar con la visa humanitaria correspondiente, para ingresar a Perú.

El Gobierno de Chile tomó por sorpresa a los venezolanos este sábado 22 de junio al exigirles visa de turista para ingresar a ese país.

El Decreto 237 emitido el 20 de junio establece que aquellos venezolanos que deseen ingresar a Chile con fines de «recreo, deportivos, religiosos u otros similares» deberán solicitar el documento, que les permitirá una estadía de 90 días.

Los destinos mencionados no están mal, siguen siendo una buena opción en la actualidad, pero sólo si realmente estas convencido que migrar es lo que necesitas y que estos destinos te ofrecen las condiciones idóneas para surgir.

Emigrar de Venezuela, ¿Moda o necesidad?

Comencemos por definir  a la moda como “un uso o costumbre que está en boga en determinada región durante un cierto periodo. Se trata de una tendencia adoptada por una gran parte de la sociedad”.

A partir de allí vemos que; se ha desatado una psicosis colectiva en donde una gran cantidad de la población venezolana considera que emigrando o autoexiliándose resuelve los problemas automáticamente y llegan directo al camino de la felicidad, sin pensar, que la emigración te puede resolver un problema específico (sobre todo relacionado con la psiquis), pero añade otros.

En muchos casos emigrar en Venezuela se ha tomado como una especie de moda, en las que personas simplemente lo hacen influenciados por su círculo social o algún allegado.

“Hoy los jóvenes que se quedan se sienten culpables por quedarse y se les cataloga como menos trabajadores ante los que se van del país (…) El bombardeo que está viviendo el venezolano para que emigrar es terrible (…) Este escenario triste lo diagnostico como un genocidio emocional, está descapitalizando al país desde su talento humano”,  advierte la psicóloga Cecira Briceño

Pero como toda moda, surge que aunque sea patética o poco atractiva, muchos desean llevarla, a pesar de sacrificar algo tan valioso como es el arraigo familiar, hasta olvidando lo efímero de la vida y que los mejores momentos se pasan junto a tus seres queridos bajo cualquier circunstancia.

Entender que emigrar de Venezuela no es una MODA: 

Emigrar no es una moda que haces porque los demás lo hacen. Es tu futuro y tu vida integrada a otro país, con costumbres y hasta con una lengua distinta a la que hablas, donde tendrás una descendencia o una familia que no será venezolana, y tú serás un extranjero de por vida.

Si no estás seguro o segura que quieres emigrar, mejor ni lo intentes o fracasarás rotundamente, y podrías caer en un estado de depresión, o peor, de indigencia si te quedas sin recursos para sobrevivir.

Y al quedarte sin recursos en una situación precaria, tu estima comenzará a descender muy rápido, te deprimirás y tu enfoque será completamente negativo hacia tu entorno y hacia ti mismo (a). Eso es lo peor que puede hacer una persona. Perder la autoconfianza.

La vida afuera es en extremo dura, salvo para aquellos afortunados que salieron al exterior contando con un contrato laboral de una trasnacional, o con mucho dinero para montar empresas o iniciar una nueva vida, además de quienes ya contaban con el pasaporte comunitario en caso de haberse mudado a países miembros de la Unión Europea.

El venezolano debe entender que no todo es tan color de rosa como lo pintan. Al irse sin planificación corre el riesgo de ser víctimas de la xenofobia, el abuso laboral, discriminación, la inseguridad, y todo esto, sin derecho a quejarse.

Oportunidad de madurar como País

Los venezolanos deben sacudirse el elemento cultural absurdo de aparentar para que así empiece  a madurar como personas y como pueblo, y empezar a vivir realmente.

En el extranjero no puedes ir con este tipo de directriz conductual o fracasaras, pensando que no puedes ser menos de lo que eras en Venezuela. Que no puedes comenzar de cero en otro sitio porque tu nivel es “profesional”.

Si piensas así, te digo que esto es un trampolín directo al fracaso si pretendes emigrar. Un ciudadano de origen Checo bastante mayor, sobreviviente de la segunda guerra mundial escribió:

  “El pueblo venezolano vive en una eterna adolescencia cultural, vive del que dirán ya que nunca realmente ha pasado trabajo. Cuando lo haga, despertará a la realidad y evaporará su sifrinismo mental”.

Y cuánta razón tenía…

El venezolano debe entender que emigrar de Venezuela no es un juego, con esa decisión pones en riesgo mucho para que sea por capricho, porque otros dicen que ese sitio es bonito o simplemente porque te acaban de robar…

Tómate en serio una de las decisiones más importantes, sino la que más, de tu vida.

Irse a otro país es algo que debería ser definitivo y mientras mejor lo planifiques y más acertada sea tu decisión del destino hay más posibilidades del éxito.  

Por ende recomendamos prepararse tomando en cuenta todos los factores físicos, económicos y emocionales, si se tiene en mente marcharse.

Tags:

También podría gustarte

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *